competitividad emprendedores cabecera

¿El carácter competitivo es bueno para el emprendedor?

Se habla mucho sobre si la ambición y el carácter competitivo son buenas o malas cualidades para los emprendedores. Ciertamente no se si son buenas o malas, pero os voy a contar mi experiencia y me encantaría que comentaseis la vuestra.

Yo siempre comparo cualquier proyecto de empresa como un deporte de competición. No me gusta llamarle trabajo porque, como disfruto tanto, no lo entiendo como tal si no más bien como algo que me llena y me motiva.

Otra cosa que me hace sentir igual es el deporte, ya he contado alguna vez que durante muchos años he practicado boxeo amateur de competición y he participado en varios combates como federado y amistosos.

Sin embargo, la forma de entender el deporte y la empresa es muy diferente en cada persona. Muchas veces he oído que, en el deporte, “lo importante no es ganar si no participar“. Lo que pasa es que quien dice esto no ha practicado boxeo o deportes similares. Si vas con la intención de participar, y no lo das todo para ganar, corres serio riesgo de que te partan la cara por unos cuantos sitios :)

Con otros deportes que no sean de contacto, como el fútbol, el baloncesto, etc, no hay riesgo de que te calienten los morros pero si que te calienten el orgullo al haber quedado segundo.

Dicho lo cual, si un emprendedor crea una empresa y debe competir en el mercado, ¿Debe entenderlo como un deporte para “pasar el rato” o de competición?

Claramente, si te olvidas de la competición y pasas por alto que esto es una jungla, corres el peligro de que tu competencia te pase por encima, te pisotee y te destruya sin piedad. ¿Es eso lo que quieres?

Cuesta mucho crear una empresa, cuesta mucho hacerla crecer y todavía cuesta muuuuucho más mantenerla sostenible en el tiempo. Incluso entrenando duro todos los días, teniendo ganas de ganar y siendo constante, tienes altas probabilidades de que tus contrincantes te tiren del mercado, ¿Cómo será de fácil que lo hagan si no estás atento al 100%?

En comparación al boxeo, una empresa es todavía mucho más difícil porque no estás solo ni depende todo de ti. Tienes un equipo que te acompaña en el camino, un equipo que debe ser de alto rendimiento e igualmente competitivo, y tú como emprendedor y empresario, debes ser capaz de crearlo y de motivarlo. Si el equipo no funciona será tu responsabilidad, si el equipo funciona será un éxito de todos.

¿Y la ambición? Hay muchas formas de definir este término. Según la RAE, la definición textual es: “Deseo ardiente de conseguir poder, riquezas, dignidades o fama

Ardiente ha de ser el deseo o no será deseo. Las cosas se desean ardientemente o son frías. Poder, en términos de mercado significa ser líder ¿Es malo querer ser líder en un sector? En cuanto a las riquezas creo que puedo pasarlo por alto, cualquier empresa quiere riquezas y si las consigue y las comparte con su equipo pues mejor que mejor. Dignidad, en si mismo, ya es un término positivo, sin interpretaciones posibles. Y la fama puede ser una consecuencia del éxito de una empresa o simplemente una estrategia de marketing que puede ayudar.

Ahora, coge cualquier emprendedor, quítale el carácter competitivo, elimínale la ambición y dime ¿que te queda?

Javier Echaleku

Si te ha gustado este post, te invito a que lo compartas en las redes sociales y que hagas tus comentarios. Si no te ha gustado me encantará conocer tu punto de vista. No pretendo tener la razón en nada de lo que escribo y por ello tus comentarios serán perfectos para generar debate y contraponer ideas.

13 comentarios

Deja tu comentario

  1. Jack

    Yo soy de los que piensa que la ambición es algo absolutamente imprescindible a la hora de montar una empresa con un mínimo de proyección y deseo de que crezca.

    Lo contaba Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña, en Ha llegado la hora de montar tu empresa: montó un restaurante con unos amigos, aun sabiendas de que no era buena idea. El negocio no fue bien y mientras el se dió cuenta de que no iban a ganar, sus amigos se conformaban con ¡la emoción de emprender! Ahí es cuando el dijo “yo que demonios hago aquí”.

    Como bien has dicho… una empresa es algo que lleva mucho tiempo, esfuerzo y dedicación. Me parece bastante razonable (y sano) plantearse desde el primero momento que tu pequeño proyecto pueda llegar a emplearte no solo a ti, sino a 6 o 10 trabajadores mas. Para eso se necesita bastante ambición pero sobre todo motivación para hacer las cosas mejor.

    Es mas, yo hasta diría que es uno de los principales problemas: la propia cultura o mentalidad española, que normalmente implica bastante poca ambición, la aversión total al riesgo, el conformismo… se critica mucho a los chinos, pero uno de sus principios es que tienen que dejar mas a sus hijos que lo que obtuvieron de sus padres. Y eso se suele traducir en empresas. Si les inmitaramos solo en esas pequeñas cosas, nos iría bastante mejor.

    Y lo peor es que el panorama no pinta demasiado esperanzador… soy estudiante de empersariales y te aseguro de que la mayoría de la gente no sabe que va a querer hacer con su vida y mas bien a pocos “les gustaría” montar una empresa (por mucho que se empeñen desde la universidad en que busquemos el autoempleo, ya que saben que lo tenemos jodido cuando acabemos).

  2. Amigo Echaleku…en el deporte como en la vida la unica opcion que tiene de
    no competir es en la derrota.Para mi es asi de sencillo,la competicion es el esfuerzo que hay que realizar para un mayor bienestar y confort.

  3. Por cierto si vas a poner un foton de boxeo que inspire verdadera competicion pon Ali vs Frazier en filipinas 😉

  4. Querido amigo Yone, no me compares el combate contra Frazier con el que Ali disputó con el gran George “Big” Foreman en Kinshasa, la capital del Zaire, en el 74 (foto que he puesto), conocido como The rumble in the jungle (Tormenta en la jungla).
    Aquel combate inspiró un documental que tu conoces bien, When we are kings (Cuándo éramos reyes), que ganó un Óscar en 1997.
    Bajo la frase ¡Ali, boma ye! (“¡Alí, mátalo!”), el bueno de Foreman abandonó el boxeo tras la gran derrota. Posteriormente se convirtió en Pastor de la Iglesia porque dijo que en el combate había visto a Dios varias veces mientras Ali le bombardeaba una y otra vez.
    Ya como Pastor montó una gran casa de acogida en la que recogía niños descarriados de la calle y los reinsertaba.
    Décadas después, ya en los 90, Foreman tuvo que volver al boxeo para recaudar fondos para su casa de acogida ya que no podía hacer frente a los gastos al tener ya más de 100 niños en reinserción.
    Poco tiempo después volvió a conseguir el cinturón de Campeón del Mundo del peso pesado a los 45 años convirtiéndose en el campeón más longevo de la historia del boxeo en recuperar el título.
    Mientras tanto Frazier, después de la derrota, solo se dedicó a malgastar su tiempo cantando (muy mal por cierto).
    Ali era un campeón, pero el gran Foreman es el Gran Campeón tanto en lo deportivo como en lo humano.
    Ahora vende sartenes pero sigue haciendo el bien.

  5. ¿Y por qué hay gente que estudia empresariales que no quiere montar una empresa? O mejor dicho, ¿Para que estudian empresariales?
    De todos modos es cierto que el sistema que tenemos es una basura y no ayuda mucho a que se monten empresas.

  6. Buen artículo.

    Cada uno de nosotros somos el resultado de la lucha de millones de espermatozoides por llegar al óvulo. Solo uno lo consiguió y en esta partida no vale el participar.

    En el momento actual de cambio hay actividades que necesitan de la cooperación, y la duda es ¿Encaja esto con el carácter competitivo?

    Saludos.

  7. Muy buena reflexión Luis Miguel, me refiero a lo de la necesidad de cooperación. Yo creo que se puede cooperar pero con empresas que aporten valor y no sean competencia.

  8. En esta vida siempre hay que tener ambición o también lo llamaría yo mantenerse vivo.

    Está claro que el emprendedor es alguien ambicioso, que se quiere mantener vivo bajo cualquier circunstancia. Mucha gente en estos tiempos difíciles ha visto que iniciar una empresa (aunque sea de uno sólo) es una salida (luego hay otras tres por mar, tierra y aire). Yo mucho antes de esta crisis opté por ser dueño de mi destino, dentro de lo posible y de obligarme a estar despierto y vivo. Mucha gente al tener un puesto de trabajo se relaja. Piensa que cumpliendo con su trabajo nunca se va a ver con problemas para sobre vivir. El problema de esa actitud es pensar que las cosas son para siempre.

    Me ha encantado la historia de Foreman. Un hombre competitivo y ambicioso pero noble. Estamos en unos momentos difíciles en los cuales mucha gente hará cualquier cosa por mantenerse vivo. Pero creo que ese “cualquier cosa” no tiene que ver con la ambición y la competición. No todo vale o no es válido. Competir no debe ser aplastar o arruinar a otro. Competir y ambicionar debe servir para crear cimientos, peldaños que nos permitan ascender y que brinden la oportunidad de ascender a otros. Nuestra sociedad se saneará y crecerá si actitudes como las de Foreman se premian y otras egoistas son apartadas y aisladas de la acción común.

  9. Pingback: El comerciante tuitero « Javier Echaleku

  10. Pingback: Los trabajos soñados se crean, no se encuentran. Javier Echaleku – Pasión ecommerce – Kuombo.com

  11. Pingback: ¿El carácter competitivo es bueno para el .#emprendedor? | EMPLEO SIN FRONTERAS

  12. Pingback: Los trabajos soñados se crean, no se encuentran. Javier Echaleku – Pasión ecommerce – Kuombo.com

Deja tu comentario