martinez-loriente-carne-cabecera-echaleku

Desarrollo web en tiempo record. Un corazón a prueba de bombas con Martínez Loriente

23:00 del 31 de julio de 2014, minutos de expectación, segundos de calma tensa y…. aplausos. Intercambio de miradas con el cliente, lo veo en sus caras: están contentos y mi equipo muy satisfecho. Un pensamiento me viene a la mente “ha merecido la pena el inmenso esfuerzo”.

Las 23:00 del 31 de julio es la hora “D”,  el momento en que se produce la redirección del dominio martinezloriente.com a su nueva imagen online desarrollada por Kuombo. Las cartas están jugadas con la mejor de las estrategias posibles, una implicación extraordinaria de nuestro equipo y un compromiso admirable por parte del cliente.

Como en un pacto entre caballeros, en el que la palabra dada nunca se traiciona, así ha sido el proceso de trabajo de la nueva web de esta empresa, interproveedora exclusiva de productos cárnicos para Mercadona, que factura más de 500 millones de euros al año y con una plantilla de unos 1.500 empleados.

Un proyecto que nos atrapa y nos sumerge en una montaña rusa de vivencias y emociones. El factor tiempo juega un papel importantísimo: no podemos fallar, la presión actúa a favor de una dinámica de trabajo ágil.

Estas fueron las emociones que vivimos en cada paso del proyecto.

Ilusión: un reto que asumimos con un límite de tiempo muy ajustado.

Rafael Varela, el director comercial y de marketing contacta conmigo a través de una referencia de otro contacto importante. La empresa necesita un cambio y imagen y una nueva web enfocada al consumidor final y al cliente B2B.  Me explica que le han recomendado los servicios de Kuombo y que confían plenamente en nosotros. Entenderéis que en ese momento me da un subidón de adrenalina.En Kuombo nos esforzamos por ofrecer servicios de calidad con unos procesos muy meticulosos y los clientes lo valoran.

Incertidumbre: explorando nuestros límites.

Tengo confianza plena en el equipo que tenemos en Kuombo, pero no todo está en nuestras manos. Por momentos me pesa la responsabilidad, Martínez Loriente es un cliente fuerte y exigente en cuanto a resultados y plazos de entrega. Nos da escasas semanas para arrancar el proyecto, desarrollarlo y ejecutarlo, un plazo casi imposible de cumplir. Pone a prueba nuestra capacidad para dar respuestas rápidas y firmes durante todo el proceso de cambio de imagen de Martínez Loriente y el diseño de la nueva web corporativa que ha de ser limpia, ordenada y muy usable.

Sé que podemos hacerlo si contamos con la máxima colaboración por parte del equipo de Martínez Loriente al frente del proyecto. Les transmito mi inquietud y aceptan. Desde ese momento formamos un combo.

Disfrutando del trabajo: la etapa de la serenidad.

La maquinaria arranca y el engranaje funciona, los dos equipos encajan perfectamente, se entabla un relación fluida de diálogo e intercambio de información. Tengo la sensación de que el trabajo fluye con normalidad y de que avanzamos sin prisas pero sin pausas. Citamos en Kuombo a Rafael Varela, Saeli Rodríguez (coordinadora de comercial y de marketing) y a Lorena Roig (responsable de comunicación) para la presentación corporativa del del proyecto. Una reunión de trabajo donde surgen propuestas muy interesantes y se asientan las bases de la estrategia de trabajo.

Ansiedad: fase de estrategia, la más compleja.

Se intensifican las reuniones internas y como en todo proceso comienza a surgir el debate y aparecen puntos de vista dispares que por momentos ralentizan el desarrollo. Se trata de un trabajo complejo en el que hay que redefinir toda la estructura de contenidos de la web, y replantear la arquitectura de la información para que la experiencia del usuario sea gratificante. Hay que definir las cuatro secciones clave de entrada a Martínez Loriente: “Nuestra empresa”, “Productos y Recetas” “B2B” y “Contacto” y ello conlleva varias reuniones en las que se planeta las preferencias e intereses de cada departamento de la empresa de nuestro cliente.

Cada departamento quiere participar del debate e incluso decidir la solución. Imaginaos la ansiedad que nos genera el hecho de pensar que van a decidir personas que no están en el día a día del proyecto, que no son conscientes del volumen de trabajo y de lo que supone dilatar los tiempos.

Afortunadamente Rafael y yo reaccionamos rápidamente. Formamos un tándem, nuestros criterios coinciden y decidimos abordar la situación con una gestión eficaz de los equipos y la información.

Tomando impulso: fase de aceleración del proceso.

El tiempo vuela y se acerca la fecha de entrega, es hora de ponerse las pilas sin contemplaciones así que decidimos coger aire, tomar impulso y acelerar el proceso. El combo de equipos, Martínez Loriente y Kuombo, es consciente de que la única manera de cumplir con el plazo de entrega pactado es remando todos en la misma dirección. Se desarrollan los diseños con rapidez, se aprueban temas con agilidad. Rafael Varela realiza una presentación oficial del proyecto a los directivos de Martínez Loriente que dan el visto bueno sin objeciones.

Expectación: encaramos la recta final.

A falta de 15 días para entregar la web terminada y aprovechando una reunión de equipo con el cliente, les pregunto si están tranquilos a lo cual me responden que no. La respuesta me tranquiliza, ahora lo entenderéis.

Retomo el instante:

-”¿Estáis tranquilos?”

-No

Intercambio miradas con Rafael y leo sus pensamientos. A él también le tranquiliza la respuesta.

Insisto, ahora lo entenderéis:  cuento con un equipo comprometido por naturaleza, fuerte y con una energía positiva arrolladora. El único factor que juega en nuestra contra es el tiempo, pero la experiencia acumulada por los profesionales de Kuombo es capaz de lidiar con ese factor tan incómodo y minimizar su impacto con estrategia, coordinación y capacidad de ofrecer soluciones rápidas y efectivas.

No es la primera vez que trabajan bajo presión, lo he comprobado mil veces. Se implican con cada proyecto, viven los retos en primera persona y manejan la tensión hasta el punto de saber alimentarse del estrés positivo.

Esa reunión fue clave para darnos cuenta que cumpliríamos con los tiempos pactados. Y llegó el 31 de julio, la fecha límite que se convirtió en un día de trabajo sin descanso. Desde primera hora del día Saeli y Lorena tomaron asiento y fueron puliendo junto a Jesús Gallent, Eva Marí, Jesús Plou, Carlos Faria, Dani Catalán, Adrián Herreros, Javier Cerdà y Carmen Mira todos los detalles y flecos que quedaban sueltos. Fotografías, frases, contenidos… Mientras tanto, al otro lado del teléfono y desde la sede central de Martínez Loriente, Rafael estaba al tanto de cada paso que dábamos.

Objetivo cumplido. 23:00 del 31 de julio de 2014, minutos de expectación, segundos de calma tensa y…. aplausos: se produce el lanzamiento de martinezloriente.com

Los dos equipos nos merecíamos una cena para liberar tensiones mientras esperábamos las primeras reacciones de los que estaban al corriente del cambio que se iba a producir. Pasan pocos minutos y llega el aluvión de whatsapp de los trabajadores de Martínez Loriente. La web les gusta, hemos cumplido con sus expectativas. Cenamos entre risas y con la lección aprendida. la comunicación entre personas y equipos es fundamental para garantizar el éxito de cualquier proyecto.

Si quieres conocer todos los aspectos técnicos de este proyecto, estate atento al blog de Kuombo el próximo viernes 5 de septiembre.

Ahora a seguir trabajando duro y a por los siguientes retos ¿Nos planteas el tuyo?

Momento nocturno de máxima tensión en los equipos de trabajo antes de la inauguración (jejejeje):

equipo-kuombo-martinez-loriente-noche

Javier Echaleku

Si te ha gustado este post, te invito a que lo compartas en las redes sociales y que hagas tus comentarios. Si no te ha gustado me encantará conocer tu punto de vista. No pretendo tener la razón en nada de lo que escribo y por ello tus comentarios serán perfectos para generar debate y contraponer ideas.

No hay comentarios

Deja tu comentario

Deja tu comentario