Twitter, la droga del siglo XXI
Imagen #55746755 disponible en Fotolia

Twitter, una droga del siglo XXI

Llevo unos dos meses sin entrar a Twitter, como si estuviera de baja, salvo para responder a algún DM por educación. Los motivos varios, pero sobre todo necesitaba desconectar un poco de tanto enganche y de tanta exposición.

Este tiempo me ha servido para darme cuenta de 6 cosas curiosas que quiero compartir en este post. Pero antes os dejo este vídeo.

Twitter engancha mucho y eso no es nada bueno

Si, parece una tontería pero engancha. Roba tiempo y te pierdes grandes cosas cuando estás constantemente leyendo el TL o escribiendo absolutamente todo lo que te pasa en la vida. Sobre todo cuando lo tienes que compaginar con una importante actividad laboral llevando a cabo un proyecto empresarial (como es mi caso).

Cuando la gente cercana me decía “ya te vale con el telefonito” yo pensaba “bueno, no es para tanto”. Pero ahora que he conseguido “quitarme” me he dado cuenta de lo enganchado que estaba y de lo que me estaba perjudicando en mi vida personal.

Había veces que miraba el TL cada 5 segundos, tal cual, como si me fuera a perder algo importante (que no digo que la gente a la que sigo no diga cosas importantes, pero no es nada normal esta actividad).

Tenía que estar leyendo o escribiendo en Twitter hiciera lo que hiciera; estando con mi hijo, viendo una película, en una reunión, cenando o comiendo, estando de charla con amigos, incluso (lo más peligroso) conduciendo.

No, mira, no es nada normal, todo en su justa medida.

No hace falta contarlo todo en Twitter

Esto era algo que me llamaba la atención de mucha gente, pero al final caí yo también. Esa sensación de querer tuitear algo que acabas de hacer, que acabas de ver o que te acaba de pasar. Como si tuvieses la necesidad de contarlo a los cuatro vientos con la famosa frase de “esto hay que tuitearlo”. Y luego fríamente lo piensas y dices “¿y esto a quién carajo le va a importar?”

Y ya ni hablar de cuando ves a alguien, o entras en algún sitio con alguien, o estás cenando en algún restaurante con alguien, y “necesitas” que todo el mundo se entere de que estás con ese “alguien”. ¿Te has parado a pensar que, a lo mejor, a la gente con la que estás no le apetece que tu mundo se entere de que ellos están contigo en ese lugar?

En estos meses sin entrar en Twitter he hecho tantas cosas, me han pasado tantos acontecimientos importantes (buenos y malos), he estado en tantos lugares y con tanta gente, que si lo hubiera tenido que contar todo hubiera aburrido hasta a las moscas.

Además, es mejor así, porque ahora he tenido la oportunidad de compartir todo esto con amigos o conocidos en una animada charla cara a cara. Recuerdo que antes la conversación era “ya, si leí en Twitter que has estado aquí o allá o con fulanito, menganito o zutanito”, y el factor sorpresa de la conversación tenía menos valor que cero elevado a cero.

La sobreexposición termina quemando

Como todo en la vida, algo en exceso es malo. Pues con la exposición pública pasa igual. No ya solo porque todo “bicho viviente” sabe en cada momento dónde estás y lo que piensas, sino que encima puede crearte conflictos o incompatibilidades injustificadas y evitables.

Por ejemplo ocurre cuando nos despertamos dando los buenos días o nos acostamos dando las buenas noches. Está muy bien y es de muy buena educación, pero ¿de verdad a alguien le importa cuando me levanto o cuando me acuesto?

He aprendido que esto solo puede causarme problemas del tipo “claro, siempre te acuestas a tal hora” o “normal, has llegado tarde porque te has levantado a tal hora”.

Twitter no es (o no debería serlo) un chat

Esto de usar Twitter como un chat es algo muy común (a todos nos pasa) ya que estamos acostumbrados a usar otros sistemas de chat, privados o públicos (pero restringidos) para dialogar sobre algún asunto y nos contagia la forma de usarlo cuando estamos en Twitter.

Nos enzarzamos con alguien a hablar de algo, incluso con respuestas de tanto valor cultural para los seguidores como “ok”, “jajajaja”, y lindezas varias, que no caemos en la cuenta de que no solo nos leen los interesados sino que también todos los seguidores o todos aquellos que nos han agregado a una lista. Estos pobres terminan leyendo nuestros “ok” y nuestros “jajajaja” sin entender lo más mínimo lo que están leyendo y los más curiosos no tienen más remedio que ver y leer las conversaciones enteras aunque muy probablemente así tampoco acaben aclarando gran cosa.

Yo me he dado cuenta cuando me he puesto a seguir a alguien, porque pensaba que me iba a interesar lo que decía (que seguro tiene mucho que contar que sea interesante), y he terminado aburrido de ver que lo más interesante que le he podido leer eran cosas como “ok” o “jajajaja”. Pues tengo que confesar que yo también he sido de los del “ok” o el “jajajaja”.

No comentes ese programa de TV, no te pagan por ello

Bueno, vale, se puede comentar pero no siendo cansino. Esto es un clásico, cuando hay un programa de TV y todo el mundo estamos comentando lo que estamos viendo. Esto ya es de locos, sobre todo visto desde la distancia de haberme desenganchado.

Vamos a ver, o estás “viendo” o estás “comentando”. Pero el que “lee” tiene más delito porque o está “viendo” o está “leyendo”. Y ya la pera limonera es el que consigue hacerlo todo a la vez porque “ve”, “lee” y “comenta”. Al final me he dado cuenta que cuando he hecho esto, ni he disfrutado con lo que he visto, ni ha tenido mucho sentido lo que he comentado, ni me he enterado de lo que he leído. Y pienso “¿no hubiera sido mejor centrarme en verlo y punto?”

Desde que no tuiteo cuando veo algo: disfruto mucho más de lo que veo, me encuentro menos influenciado por la “masa” tuitera, y luego puedo comentar con más criterio con otros que han visto lo mismo que yo.

Tus dedos pulgares te lo agradecerán

Esto ya es de nota. Yo he sido deportista de bastante intensidad, y ahora tengo unas secuelas en mis articulaciones por ese motivo, pero los dolores que tengo en los pulgares son debidos al “telefonito” de marras y al vicio de Twitter.

Si esto se lo cuentas a alguien hace 10 años se mea de la risa. Pero puedo asegurar que en estos dos meses me he recuperado de los pulgares (me da vergüenza reconocerlo) y encima se me cansa menos la vista y me duele menos la cabeza.

Tener vicio con Twitter lesiona. Así que por todo y por esto he decidido volver, pero con moderación, con criterio y sobre todo con prudencia.

Twitter está muy bien, puedes conocer mucha gente interesante de la temática que quieras, puede ayudarte a que te des a conocer para que te puedan ver posibles clientes, incluso puede facilitarte información que por otros medios sería difícil localizar, pero siempre con moderación.

Espero poder seguir estas pautas ahora que regreso, pero ¿te sientes enganchado a Twitter?

Javier Echaleku

Si te ha gustado este post, te invito a que lo compartas en las redes sociales y que hagas tus comentarios. Si no te ha gustado me encantará conocer tu punto de vista. No pretendo tener la razón en nada de lo que escribo y por ello tus comentarios serán perfectos para generar debate y contraponer ideas.

22 comentarios

Deja tu comentario

  1. Pues si que estabas enganchado si… Probablemente a tu empresa y a tu familia le ha sentado mejor este tiempo. Un abrazo y enhorabuena.

  2. Hola Paco. Pues tu que te dedicas 100% a esto sabrás que no he sido el caso más grave jejejeje

  3. Hola Javier, Gran post!! me ha gustado mucho.

    Quisiera dejar mi granito como aporte, si no te importa.

    Las redes sociales tienen a gente como tú expones, y creo es algo que perfectamente es remediable. Se debería tomar como el que queda todos los dias al salir del trabajo para tomarse una caña, o el que va todos los dias a desayunar con el mismo grupo de amigos. Y dedicarle solamente ese tiempo, ni un minuto más.

    En el mundo Online creo se debe de actuar de la misma forma, tomarselo como un momento de relax y compartir el dia a dia. Estás ahí porque te gusta, quieres darte a conocer, hacer nuevos amigos, conversar de un tema que te apasiona…..etc.

    Muchas veces se ven TL con tuits cada 5 minutos, y me cuestiono si esa persona tiene tanta información como para compartirla, o ¿de verdad es interesante lo que me dices?, tal como has expuesto perfectamente.

    Si deseas que te vean, con tan solo comentar aquello que sea de verdad interesante para tí, o hacerlo de forma como lo harías en el mundo off. ¿Acaso estas hablandole a alguien cada 5 minutos?, creo que no, solo con replantearselo se da uno cuenta de que estas “infoxicando” a tus amigos o seguidores.
    En palabras muy llanas, “este tio/a es un/a pesado/a”.

    Saludos,
    Jordi

  4. Totalmente de acuerdo con tu punto de vista Jordi. Gracias por el comentario.

  5. Me alegro que tengamos el mismo punto de vista, Javier

    El que se este mas horas tuiteando, generes más ruido -que al final es lo único que se consigue sin darse cuenta-, o hables más que nadie, no te convierte en el más escuchado, y mucho menos adoptarlo como referencia.

    El mundo online es el reflejo de uno mismo, pero llegando mucho más alla de lo que puedas conseguir en el mundo off, se podría decir que dice no existen fronteras ni distancias, pero debes de continuar siendo tú.

    Eso es lo que para mi aporta las redes sociales, y engancharse -tal como expones perfectamente- no es bueno para uno mismo, ni para el resto de personas que te rodean.

    Saludos,
    Jordi

  6. Totalmente de acuerdo e identificado, incluso si llevas un mes sin tuitear sientes la necesidad de pedirle perdón al mundo por no haberlo hecho. A mi me han desenganchado mis hijos pues acabo de ser papá (de mellizos) y no he encontrado la manera de tuitear entre biberones y pañales. Sin embargo he de reconocer que me sigue fascinando twitter cuando viajo en transporte público o cuando estoy en una sala de espera.

  7. Empezaba a pensar que te habías puesto malo o algo… se notó bastante tu ausencia en las redes sociales y en el feed rss…

  8. Totalmente de acuerdo. El hablar tan clara y sinceramente de ello indica que “estás curado” aunque no te confíes… A veces estamos tan preocupados por estar conectados, por hacer tantas cosas al mismo tiempo… no nos damos cuenta que, a veces, al llenar de cosas vaciamos de contenido. Me ha encantado el post, enhorabuena.

  9. Si Alejandro, tiene muchos lados buenos sobre todo como entretenimiento. Pero en tu caso ya estás bastante entretenido con dos bebés jejeje.
    Enhorabuena 😀

  10. Hola Miguel, no creo que se notara tanto jeeje, además en la última época debo reconocer que estaba algo pesadito y espeso :)
    Gracias por comentar :)

  11. Gracias Javier. Si, creo que estoy “curado” y sobre todo estoy estudiando una nueva metodología para combinar redes sociales y blog :)
    Pero de una forma sana sin excesos jjejeje

  12. Muy interesante el comic Amparo, muchas gracias por compartirlo.

  13. Me siento especialmente identificado con tu reflexión sobre el uso de Twitter mientras vemos la TV… yo era de esos… Ver-Leer-Comentar

    Hasta que un día me di cuenta de que realmente no estaba haciendo ni una cosa ni la otra, y decidí dejar el telefonito lejos y boca abajo.

    Un abrazo Mister

  14. Hola Javier,

    Por lo que te conozco y sabía de tu adicción 😉 me alegra que hayas llegado a una solución tan saludable 😉

    Pronto te darás cuenta que la virtud esta en el equilibrio entre lo virtual y lo terrenal, son dos mundos que se complementan pero ninguno puede sustituir al otro. Es mi modesta opinión -claro.

    Por lo demás, por lo que sabes de mi, creo que encontrarás a pocas personas tan apasionadas por la tecnología como yo, aún así y a modo de reflexión te invito a que pienses por qué teniendo esa pasión por lo digital: no tengo facebook y no tengo whatsapp. Twitter lo uso, pero con esa moderación de la que hablas en este post. No entiendo que todo tenga que pasar por Twitter para parecer “cool” cuando tengo herramientas más apropiadas para comunicarme según qué contexto.

    Un saludo, me alegro mucho… vas a recuperar mucho tiempo!!!

  15. Rafa @taxi_sevilla

    Javier , muy interesante tu artículo. Me siento identificado con el mismo.
    Ya pasé por es misma fase que tú y poco a poco voy controlando esto un poco.
    Saludos desde sevilla

  16. Pingback: Ilustrada Comunicación y el street marketing - Microbio Comunicación

  17. Pingback: La comunicación de hoy en día es violenta - Marketing de Guerrilla en la Web 2.0

  18. Pingback: Reseteando: He decidido volver para quedarme cargado de fuerza. | echaleku.es

  19. Pingback: La comunicación de hoy en día es violenta | Pedantes de Arte

  20. Pingback: Twitter, una droga del siglo XXI | Pedantes de Arte

Deja tu comentario