¿Google es tan cruel como cuentan?

Mis reflexiones sobre Google y el mundo de la empresa después de leer “desnudando a Google” de @alejandrosuarez (Twitter oficial: @googlealdesnudo)

Lo reconozco, el libro de Alejandro Suarez no me inspiraba mucha confianza cuando me hablaron de él porque pensé que iba a ser una especie de quema de brujas sobre el mundo Google, pero casualmente me topé con él en un centro comercial, leí la primera página y pensé “no puedo juzgarlo si no lo leo” así que lo compré y, a pesar de que llevo varios libros en danza a la vez, empecé a leerlo.
Me enganchó desde el principio hasta el final, no solo por la información que aporta, muy bien documentada por cierto, si no por las ideas y reflexiones que me iban surgiendo en mi cabeza y que motivaron este post.

, tengo claro que Google se ha convertido en pocos años en el dueño y señor de toda la información mundial y que conoce, con todo lujo de detalles, todo sobre cada uno de nosotros para monetizarlo con publicidad.
¿Acaso no es esto lo que persigue cualquier empresa, gobierno, líder, religión o grupete de amigos, desde tiempos inmemoriales, incluso siglos o milenios antes de la creación del marketing? Ahora resulta que una empresa, nacida de la nada cubriendo una necesidad del momento, lo consigue en unos pocos años y nos escandalizamos. ¿A qué empresa no le hubiera gustado conseguir esto?

, tengo claro que lo ha conseguido a base de regalarnos programas magistrales que casi todo el mundo usamos para, a modo de señuelo, pedirnos esa información vital para ellos y para sus bases de datos. ¿Acaso no es lo que se ha hecho en la historia de la humanidad para muchos otros fines? Regalarnos algo a cambio de información o de crearnos la necesidad. A los jubilados les regalaban relojes a cambio de asistir a infernales eventos de venta de libros y muchos salían comprando una enciclopedia para sus nietos o dando sus datos personales para invitarles a más eventos. La única diferencia es que Google lo ha hecho perdurable en el tiempo, escalable y viral. Además ha aportado algo más útil para todos que un simple reloj de baja calidad. ¿A qué empresa no le hubiera gustado conseguir esto?

, tengo claro que no es una empresa tan idílica para trabajar en ella cómo nos intentan vender. Imaginaba que ese “rollo Google”, en el que trabajar es algo tan divertido que deja de ser un trabajo, tenía más de marketing que de realidad, pero ¿Alguna empresa de las que dicen que trabajar en ella es poco menos que lo mejor que podría ocurrirte en la vida, es realmente tan idílica? Las empresas pueden intentar que sus trabajadores estén lo más a gusto del mundo, pero no olvidemos que son empresas, entidades económicas cuyo objetivo principal es ganar el mayor volumen de dinero en el menor tiempo posible y que ese objetivo será primero sobre el resto. Si los trabajadores están a gusto mejor para todos, pero hace tiempo aprendí que no se puede agradar a todo el mundo por igual y que lo que para unos es muy bueno para otros es muy malo. Imagínate en una empresa que va creciendo a razón de miles de empleados por año ¿Cómo tener a todos contentos?. Además, si la empresa tiene que hacer todo lo posible para que los trabajadores sean felices ¿Los trabajadores deberían hacer todo lo posible para que la empresa sea feliz (es decir, que gane el mayor volumen de dinero en el menor tiempo posible)? ¿Eso siempre ocurre y es prioridad de todos los trabajadores? Sea como sea ellos han sabido “venderlo” y es cierto que muchos se sienten orgullosos de pertenecer a Google aunque sea a base de cobrar menos, trabajar más y ser (aparentemente) esclavos de su propio sistema. También es cierto, según cuenta el libro, que cientos de trabajadores de google, sobre todo de los primeros, hoy son millonarios. ¿A qué empresa no le hubiera gustado conseguir esto?

, tengo claro que son unos artistas financieros haciendo ingeniería de (llamémosle sutilmente) reducción de compromisos fiscales con los gobiernos, pero, ¿Es ilegal? ¿No debería de regularlo los que imponen las leyes? ¿Acaso no les interesa regularlo como he podido leer entre líneas? Pues mientras las leyes lo permitan lo harán, le pese a quien le pese. Pero cuidado, no es muy diferente de lo que hacen muchas otras empresas y grandes patrimonios en cualquier país del mundo. Tampoco es muy diferente de lo que hacen muchos gobernantes e instituciones con nuestros impuestos, que se los “fuman” en caprichos personales mientras nos dicen que tenemos que arrimar el hombro y nos obligan a pagar cada vez más impuestos. Pero tampoco es muy diferente de lo que hacen muchos pequeños empresarios, autónomos o trabajadores que buscan la forma de evadir obligaciones porque están con el agua al cuello. La diferencia entre los pequeños, que lo hacen por necesidad, y ellos que lo hacen para amasar más dinero, es que al ser inmensamente grandes tienen infinitos recursos para hacerlo legal y consentido por los gobernantes a cambio de, siguiendo con su filosofía y con la historia de la humanidad, de muchos “favores” u otros servicios varios. ¿A qué empresa no le hubiera gustado conseguir esto?

, tengo claro que son un monopolio que se ha creado a base de crecer, comprar, engullir y exprimir a competidores, pero ¿Es muy diferente a otros monopolios como empresas privadas o públicas que todos conocemos? La diferencia es que estos han crecido más y se han hecho multisectoriales, pero también les hemos dejado y la competencia lo ha permitido ¿Con engaños? o con consentimiento. Por ejemplo lo que cuenta el libro sobre los acuerdos de Google con Yahoo ¿No hubiera pensado Yahoo hacer lo mismo si hubiera podido? ¿O Microsoft? Todos quieren hacerlo, todos quieren (o hubieramos querido) ser un monopolio, pero ellos lo han conseguido de manera consentida. ¿A qué empresa no le hubiera gustado conseguir esto?

, tengo claro que Google primero hace y luego se disculpa (o reacciona negociando), pero como hacía mi hermano en casa de mis padres que, siendo mucho más listo que yo, hacía lo que le daba la gana y luego se disculpaba (pero ya lo había hecho) mientras que yo intentaba negociar que me dejasen y solo ganaba un disgusto y quedarme sin conseguirlo. ¿No es lo que hacen muchas empresas que primero actúan y luego preguntan si se puede porque les sale más a cuenta pagar una multa que los beneficios que puedan conseguir? Es indiscutible que, sin entrar en si es moral o no ya que esto es muy subjetivo, han sabido actuar rápido en lugar de perder el tiempo en pensar, y después han sabido lidiar con las consecuencias saliendo siempre victoriosos por ambas partes. ¿A qué empresa no le hubiera gustado conseguir esto?

, tengo claro que Google ya no es aquél idílico mensaje de “don’t be evil” que, en plan hippie alardeaba de que había que hacer las cosas bien y ser feliz, pero claro, no olvidemos que hoy en día es una máquina de hacer dinero para sus inversores. Pero tampoco es muy diferente a mensajes publicitarios como “una Coca-cola y una sonrisa” o “I am loving it” o “te hacemos la vida más fácil” o cualquier mensaje publicitario de cualquier empresa pequeña, mediana, grande o gigante. Es el mundo del marketing y en eso Google es el mejor. ¿A qué empresa no le hubiera gustado conseguir esto?

En definitiva y para no alargarme mucho, no estoy de acuerdo ni desacuerdo con todo esto, solo pienso que vivimos en el mundo que hemos creado entre todos a lo largo de nuestra historia ¿De qué nos quejamos? ¿Podemos cambiarlo? Que cada uno haga de su vida lo que crea más conveniente, que se junte con quien estime oportuno o compre los productos, servicios o regalos de la empresa que más satisfaga sus necesidades. Pero no nos asombremos de que vivimos en un mundo imperfecto, capitalista y materialista.

La otra opción es irse a una isla desierta (si todavía quedan y Google no ha llegado con Street View) o a un nuevo planeta y empezar un nuevo mundo con otros valores y otros objetivos.

Eso si, si tienes una tienda online no te juegues todo el tráfico al SEO ni a Adwords porque si las reglas cambian te puedes quedar fuera.

Ahora elige, ¿Pastilla azul o pastilla roja?

Javier Echaleku

Si te ha gustado este post, te invito a que lo compartas en las redes sociales y que hagas tus comentarios. Si no te ha gustado me encantará conocer tu punto de vista. No pretendo tener la razón en nada de lo que escribo y por ello tus comentarios serán perfectos para generar debate y contraponer ideas.

9 comentarios

Deja tu comentario

  1. Pingback: ¿Google es tan cruel como cuentan?

  2. Pues voy a discrepar (amigablemente, claro).

    A mi el libro, al reves, me ha parecido muy malo. Por cierto, lo tengo regalo de un empleado de Google España.

    Todos los datos que da son juicios de valor. No da ni un dato. Por ejemplo. Que los empleados cobran poco y trabajan mucho. No da una cifra. Ni una. Tengo dos amigos trabajando allí y exactamente no se lo que cobran, pero no tienen pinta de cobrar poco. Lo único que se es que parte del salario lo cobran en acciones. ¿Que trabajan mucho? Pues entran a las 9 de la mañana y salen a las 8 de la tarde, de Torre Picaso, como el resto de los empleados de esa Torre y como los de media España.

    ¿Qué todo el mundo es feliz alli trabajando? pues te dicen que es una empresa como otra cualquiera. Si te quieres quedar con la anecdota de que tiene comida gratis y un futbolín (por cierto, en Zanox tb tiene futbolin). Mi amigo me dice que ha jugado 3 veces al futbolin.

    ¿Qué si creen que están cambiando el mundo? mis amigos no son idiotas. Trabajan en Google como podrian trabajar en Microsoft o en Mercedes. Nada expecial, excepto que es un buen sitio para trabajar.

    La explicación que da el libro de que les dan la comida gratis para que no abandones tu puesto de trabajo y seas mas productivo al mas puro estilo gobierno comunista (este ejemplo utiliza el libro aunque matizando que es un poco exageracion) es cuanto menos rebuscado. Que si el jefe el viernes por la tarde saca unas cervezas… y el autor dice … prefiero tomarmelas en mi casa… con mis amigos. De verdad, que me ha recordado a los argumentos que utilizan los antiamericanos para criticar los EEUU.

    Cuando hace un movimiento Google, explica el libro, no es para adelantar a sus competidores, sino para hundirlos… Me ha parecido el autor, muy conspirador, muy amigo de teorías conspiratorias. Viendo en cada movimiento de Google, la acción de un desaprensivo regalando caramelos en la puerta del colegio para luego enganchar a nuestros hijos con drogas duras….

    Y sin datos…

    Muy flojo me ha parecido el libro. Fácil de leer, con una portada chulísima, un buen título, pero poca chicha. Muy poca.

    En lo que estoy de acuerdo es en lo que dices al final del post. No pongas todos tus huevos ni adecues toda tu empresa al tráfico de SEO y/o de SEM. Mañana te cambian el logaritmo… y te puedes hundir.

    Un saludo!!

  3. Pablo, gracias por comentar. Datos si que da, imagino que los que puede dar ya que el dato más importante que traslada es, precisamente, la falta datos por parte del propio Google.
    El que te guste o no es algo muy personal, subjetivo y respetable 🙂
    Un abrazo.

  4. No he leído el libro. No puedo opinar.
    Pero sin leerlo nunca confiaría en que Google no es “evil” pero tampoco tengo porque pensar lo contrario. Simplemente es una empresa, como recuerda Javier, que pretendo, como el resto, ganar el máximo dinero posible en el menor tiempo posible.
    Por tanto, y ahí estamos todos de acuerdo. Repito lo que comentáis: No pongas todos los huevos en el SEO/SEM. Pero tampoco en Facebook, Twitter, La Voz de Galicia, Publicidad en La Noria, Radio Voz Coruña, etc, etc.
    Un saludo.

  5. Claro, me refiero a que no hay que confiar solo en una entrada tráfico si no trabajar todas las posibles. No pongas todos los huevos en la misma cesta y diversifica tus fuentes de tráfico.

  6. Yo he de decir que me ha gustado mucho el libro, que sorprendentemente me cuenta algunas cosas que aún no sabía de Google (a pesar de su hermetismo informativo sobre sí mismo), y que acierta bastante en el planteamiento, para mi gusto no se queda ni corto ni largo.

    Google es una empresa y punto, a pesar de que haya conseguido con la calidad de sus productos, su estrategia y dept de comunicación nublar el razonamiento de miles de googlefans (que ríete tu de los fanboys del malvado Apple).

    Pero yo resumiría del libro en que:
    1. Aún no somos capaces de comprender hasta que punto regalamos a Google lo más valioso que tenemos, nuestra información y privacidad, de forma inconsciente y sin permiso.
    2. Es un error ir de buenazo cuando después te lo pueden reprochar porque no eres una ONG sino una empresa y de las más despiadadas por muchos esfuerzos que se hagan por lavar la cara desde comunicación.
    3. No es oro todo lo que reluce, por mucho maquillaje que le pongas, especialmente en Google.
    4. Google es el mayor monopolio de la historia y que deberíamos empezar a temerle y tratarlo como tal, y plantarle cara desde las cosas más elementales y decisiones más individuales, porque no va a dejar títere con cabeza, como ya está haciendo. Porque ya no vale aquello de “..como sus productos son buenos..”
    Y de paso.. Viva DuckDuckGo! 😉

    Saludos

  7. Chemi

    Otro post interesante Javier. Lo primero, mi enhorabuena 🙂 Lo segundo es comentar un par de cosillas.

    Sí podemos cambiarlo (aunque no sin ayuda) y sí nos podemos quejar (aunque no sin ayuda). Yo rechacé trabajos por sueldos miserables (para lo que creía que merecía) a sabiendas de que iba a llegar otro/a sin nada que hacer que rascarse la nariz y lo iba a aceptar. Así es imposible que se valore a la gente como toca.

    Por otro lado, coincido en que vivimos en un mundo materialista, capitalista e imperfecto pero es que a la mayoría le gusta así, desgraciadamente. Yo optaría por un término medio en el que sí esté premiado el investigar, estudiar medicina, aportar avances a la civilización pero se respeten unos mínimos que no se respetan ni en países desarrollados (sanidad, educación, vivienda y trabajo).

    Por último tenía pensado irme a Alpha Centauri pero ya llegó Sid Meier con Microprose y me fastidió 😛

    Un saludo!

  8. josue

    interesante el post que publicaste, bueno como tu dices la “mayoria” de empresas buscan eso : como ganar mas dinero en el menor tempo posible y ahi radica el error n1 de la gran mayoria en mi opinion, se critica mucho a google o tambien quiza a facebook , pero lo que no se dan cuenta es ¿en que se motivaron los fundadores al crear esas compañias?
    ¿se pusieron a pensar en como ganar dinero cuando decidieron crear esas empresas? lo dudo mucho, pienso yo que ahi radica el exito de los llamados mostruos del internet el facebook y el google un abrazo!

  9. Hola Josue, efectivamente yo también pienso que no buscaban ganar dinero cuando crearon sus ideas. Luego llegaron los inversores y se convirtieron en máquinas de hacer millones 🙂

Deja tu comentario