La importancia y los peligros del hosting en el ecommerce.

Recuerdo estas mismas fechas del año pasado. Fue uno de los momentos más complicados de la vida de la empresa. Y ahora, un año después, me apetece hacer reflexión y análisis sobre lo que pasó antes, durante y después de aquél desastre.

1) Antes del desastre:

Noviembre de 2011. En Logocomunica (ahora kuombo), estábamos en pleno proceso de crecimiento. Hacía pocos meses que se había hecho una fuerte ampliación de capital y se había dado cabida a nuevos socios.

Mucha ilusión, muchas ganas de crecer, y sobre todo muchas ganas de compartir todas esas experiencias con el equipo y los clientes. Se idearon nuevos proyectos y se contrató a nuevos profesionales para esa nueva etapa. Incluso estuvimos valorando la posibilidad de cambiarnos de oficinas a unas más grandes porque ya no cabíamos.

Pero todo aquello estuvo a punto de irse al traste porque tomé una decisión equivocada, mal ejecutada y en el momento menos apropiado.

Estábamos buscando la forma de mejorar nuestros servidores para tener una estructura tecnológica más segura y escalable. Sabíamos que el crecimiento que estábamos experimentando requería un cambio en la forma de gestionar las máquinas en las que se alojan los ecommerce de nuestros clientes. Así pues, buscando opciones, dimos con un proveedor de Valencia que nos prometió un sistema en cloud global que, a priori, nos daba la suficiente confianza como para ejecutar correctamente el cambio.

¿Mi primer gran error? Confiar en la palabra de las personas, sin pedir referencias reales y actuales sobre el trabajo de dicha empresa.

Cerramos un acuerdo para la migración y nos pusimos manos a la obra inmediatamente con todo. ¿Segundo gran error? Hacerlo todo de golpe sin un plan de contingencia adecuado. Nuevamente exceso de confianza en que el proveedor tendría todo previsto.

En menos de una semana estaba todo migrado y empezamos a comunicarlo a los cuatro vientos. Teníamos mucha ilusión con el cambio y lo hicimos con la mejor voluntad del mundo y pensando en los clientes y en la seguridad de la información. ¿Tercer gran error? Vender la piel del oso antes de cazarlo.

2) Durante el desastre:

Algunas pequeñas caídas después de la migración me hicieron sospechar que algo no iba bien. ¿Cuarto gran error? Volver a confiar en palabras del estilo “estamos ajustando el sistema, es normal” y no actuar rápido revocando el cambio y volviendo al punto de partida.

Día 24 de diciembre, recién abierta la oficina por la mañana y con muchas ganas de que el día fuese genial para acabar el año (la última semana de diciembre la solemos tomar de vacaciones), nos encontramos con que nuestro correo electrónico y nuestra web y nuestros blogs no funcionaban. Se acababa de caer el servicio de una máquina, y las sospechas de que aquello no tenía buena pinta iban a confirmarse en forma de desastre total al ver que lo que se había caído eran todos los servidores. Todos los nuestros y todos los de nuestros clientes por el suelo, nada funcionaba y no había una explicación clara por parte del proveedor.

Imagínate, todas las campañas de navidad activas, mailings de felicitación y de promociones enviados, redes sociales a tope generando tráfico, pero todas las tiendas online en el suelo y sin esperanza de poder ser levantadas con prontitud.

Inmediatamente se empezaron a suceder las llamadas, una tras otra, de clientes preguntando lo que estaba pasando y queriendo saber el motivo de que sus tiendas online no estuvieran operativas.

Fue el día de Noche Buena más angustioso de toda mi experiencia en esta empresa y lo pasé casi entero en el centro de datos, con el proveedor y con mi compañero Diego, intentando ver las opciones para levantar aquel desastre. Horas y horas de desesperación intentando averiguar los motivos de la caída e intentando encontrar un plan B para estabilizar el servicio de los clientes.

Al final conseguimos parchearlo para levantar varias máquinas, replicándolas en otros sitios, y por lo menos salvar lo más importante y dejar a los clientes operativos.

Durante aquellas navidades las caídas eran constantes, varios compañeros de Logocomunica estuvimos más pendientes de los servidores que de la familia. Y yo estuve atendiendo personalmente más llamadas de clientes enfadados (con motivo) que de amigos felicitándonos las fiestas.

Así que no se puede decir que el año empezase bien que digamos, pero por lo menos el problema gordo parecía resuelto.

3) Después del desastre:

Pero como todo lo malo puede ir a peor, durante el primer trimestre del año dichas caídas seguían sucediéndose, de manera intermitente pero molesta, en todos los servidores. Lo cual incrementó considerablemente el cabreo de los clientes, hasta el punto de perder más de la mitad de la cartera. ¿Quinto error? No haber sacado todo de allí en el primer momento y haber vuelto a confiar en que era una situación fortuita y aislada que habíamos tenido la mala pata de que nos hubiera tocado a nosotros.

La caída de ingresos, al perder tantos clientes de golpe, es grave, pero más lo es aún cuando coincide con que has contratado gente nueva para nuevos proyectos y por tanto han aumentado los costes de la empresa considerablemente. Y reconozco que mi ansiedad me llevó a un nefasto estado anímico que perjudicó mi gestión y trasladó al equipo emociones negativas. Llegó un momento en el que el barco no aguantó y fue directo a la deriva estando a punto de naufragar.

Teníamos los gastos muy por encima de los ingresos, con el problema tecnológico sin resolver y sin entrada de nuevo negocio. En una empresa de servicios como la nuestra las nóminas son el principal gasto, y tuve que hacer una de las cosas más duras a las que un empresario se enfrenta. No tuve otra salida que bloquear las nóminas de los socios y despedir a parte del equipo para equilibrar la estructura financiera y garantizar la continuidad de la empresa. Pero si es difícil tomar esa decisión, aún lo es más decidir quienes van a ser las personas que tienen que abandonar el barco. En ese momento yo me sentí verdugo, pero tuve que hacerlo. Creo que solo el que ha vivido algo así puede comprenderlo.

A partir de ese instante empezó una nueva etapa en la empresa. Me di cuenta de que nunca te puedes dormir, nunca puedes pensar que todo está hecho o todo va bien, nunca puedes bajar la guardia porque el desastre se esconde a la vuelta de la esquina y por el motivo menos esperado.

Una vez estabilizada la estructura financiera nos pudimos centrar en resolver el problema tecnológico. Se buscó con mucho esmero el proveedor adecuado a nuestras necesidades y a las de nuestros clientes. Se cambió la metodología de trabajo, la forma de implantar la tecnología en los diferentes proyectos y se cuidó mucho de establecer los acuerdos oportunos con el socio tecnológico.

A veces no hay proveedor malo si no mal elegido o mal gestionado.

Esta situación nos sirvió para replantearnos todo lo que estábamos haciendo, analizar nuestro pasado, reflexionar sobre nuestro presente y visualizar nuestro futuro. Entendimos que para una tienda online, que necesita estar 100% disponible todo el tiempo, no se debía escatimar con los costes de servidor, independientemente del tamaño de la tienda. Esto condicionaba el tipo de cliente con el que podíamos trabajar y el tipo de servicio que debíamos ofrecer.

Descubrimos a qué perfil de cliente aportamos más valor y nos pusimos manos a la obra en trabajar para él. Se fortaleció la relación con los clientes que quedaron y nos mostraron su apoyo incondicional para seguir adelante.

También descubrí la implicación de los compañeros, mucho mayor de todo lo que cabía esperar, que se hicieron cargo de la situación y lo dieron todo para reconducir de nuevo la empresa.

Hoy, un año después de  aquello, la empresa ha vuelto a crecer, tanto en clientes, como en volumen de facturación, calidad de servicio, y en equipo. Nuestra infraestructura tecnológica es mucho más cara, pero mucho más estable. Nuestro actual socio tecnológico ha demostrado que su implicación es la que esperamos y hemos diseñado un método de trabajo en el que no cabe la posibilidad de un desastre en cadena similar al del año pasado.

Hoy, un año después y gracias a aquel desastre y al apoyo de los clientes, compañeros y amigos, hemos mejorado, hemos aprendido, y hasta hemos cambiado de nombre para adaptarnos a los nuevos tiempos.

Hoy, un año después de todo aquello hemos pasado unas navidades tranquilas, con todo bajo control y estable.

Hoy, un año después, necesito volver a pedir las más sinceras disculpas a los que se vieron afectados por aquél problema y quiero volver a dar las gracias a todos los que nos ayudaron a solucionarlo.

El riesgo está en cada decisión que se toma.

Después de esto aquí están mis propósitos para 2013 🙂

Javier Echaleku

Si te ha gustado este post, te invito a que lo compartas en las redes sociales y que hagas tus comentarios. Si no te ha gustado me encantará conocer tu punto de vista. No pretendo tener la razón en nada de lo que escribo y por ello tus comentarios serán perfectos para generar debate y contraponer ideas.

30 comentarios

Deja tu comentario

  1. Manuel Gaviño

    Buen post, lo que no entiendo es que no tuvierais un plan B en cuanto a otros servidores en una empresa distinta, a nosotros nos pasó algo parecido y decidimos
    tener una alternativa al partner tecnológico principal.
    Y lo de despedir a buenos empleados es muy doloroso, pero entra dentro del lote de ser empresario.
    ¡Feliz 2013!

  2. Si Manuel, yo tampoco lo entendí 🙂 confiamos en las palabras del proveedor y se suponía que ellos tenían el plan de ejecución claro y el plan B previsto.
    Exceso de confianza por mi parte.

  3. David Navarro

    ¿Y qué tal seguir el ejemplo de transparencia de @david_bonilla y contar quienes lo hicieron mal y quienes os lo hacen bien?.

    Y no es una pregunta de curiosidad morbosa. Se busca la democracia del conocimiento a través de este medio. Saber en quien confias y quien te decepcionó, y con ello revisar nosotros tus experiencias contrastándolas con las de otros.

    Ya sabes “a lo booking” cuando buscas hotel y lees las opiniones de usuarios.

  4. Tomás

    ¿Qué empresa era? Ahora todas las empresas de Cloud Computing de Valencia están en tela de juicio… ; ) Enhorabuena por el blog, muy interesante.

  5. David, no creas que no me faltan ganas de hacerlo, pero no lo veo limpio. No es un post acusatorio, si no de reflexión en la gestión.
    A cualquiera le puede pasar con cualquier proveedor. Como digo en el texto “A veces no hay proveedor malo si no mal elegido o mal gestionado”.
    Asumo que la responsabilidad es mía como director de la empresa y por tomar la decisión sin toda la información y ejecutarla mal.
    Hablar mal de un proveedor sería tirar balones fuera y ese no es mi estilo.
    Aquí no estamos hablando de criticar un hotel en el que nos han tratado mal, ni de una tienda en la que nos han mirado con cara de perro, ni de un restaurante con comida en mal estado.
    Aquí se trata de negocios establecidos entre dos partes que no se han entendido bien y que no han sabido ejecutar un plan mutuamente.
    El objetivo del post, repito, es reflexionar sobre la forma en la que se toman las decisiones con un partner. Para nada es un post acusatorio contra nadie ni promocionando los servicios de otros 🙂
    Espero haber respondido a tu duda, pero si aún así quieres saber más estaré encantado de contarte más detalles personalmente tomando un café 🙂

  6. Tomás, la respuesta a lo que preguntas la acabo de contestar a otra persona en los comentarios 🙂

  7. David Navarro

    ¿Un café?, cuando quieras!

    Pero no me endulces la píldora 🙂

    Acepto “pulpo como animal de compañía”, o sea, que el objetivo de tu post “hay vida más allá del precipicio o lecciones aprendidas” no tiene por qué incluir referencias directas.

    Pero estarás conmigo que tu opinión como currante del medio vale su peso en oro, o sea, como la de cualquier otro que haga una review de su experiencia con cualquier proveedor.

    Lo bueno de “la internete” es que si el servicio es realmente bueno saldrán a la luz “cienes y cienes” de comentarios que ocultarán sobre una montaña de positivismo tu mala impresión.

    Reflexión final: todos somos clientes y proveedores a la vez, y siempre estamos expuestos a las críticas y nos encanta que nos elogien. Pero sólo aquellos que trabajan (trabajamos) por mejorar día a día la experiencia de los clientes mantendremos su confianza, y los chungos se ahogarán en el mar del olvido.

    Como clientes buscamos ávidos la experiencia de otros como nosotros, y como proveedores debemos sudar tinta día a día para cumplir con sus expectativas. Seamos transparentes.

    Por cierto, que tu post me ha molado, gracias por compartirlo. 🙂

  8. Pero mi opinión como currante del medio no puede ni debe convertirse en un medio de presión con clientes o proveedores.
    Hacerlo sería la muerte de mi empresa. Ni de debe elogiar sobremanera a un proveedor que lo hace bien, porque parece publicidad más que opinión, ni se debe cebar con el que lo hace mal porque parecería venganza 🙂
    Es mi humilde opinión.

  9. valenti salas

    Como no sé si recordarás, nosotros iniciamos la colaboración con el mismo proveedor en fechas parecidas. La verdad es que tengo que decirte que en mi caso estamos muy contentos, sobretodo por el servicio y dedicación que nos brindan, es inmejorable; ahora biên problemas también hemos tenido, así como momentos de crisis. Cual creo que es la explicacion? El tratarse de una tipologia de infraestructura nueva; muy potente, escalable, de bajo coste para las tiendas en relación a las prestaciones y muy novedosa. Esto repercute en que la complejidad que conlleva su uso es alta y tiene muchas opciones de generar incidencias iniciales mas o menos importantes. Creo que en su momento no entendiste o no te supieron transmitir esta circunstancia y eso sumado tal vez a la mala suerte, la elección en un mal momento y posiblemente la falta de coordinación como Tu dices llevaron a la quiebra de su implantación.

    He sudado varias veces el cambio de proveedor de hosting y creo que la manera De limitar los problemas es justamente la experiencia que te dan las experiencias con proveedores anteriores y seguro que parte del Echo que actualmente te esté funcionando bien es gracias a haber tenido una mala experiencia anterior.

    gracias por tu reflexión y feliz 2013!

  10. Claro Valentí. Por eso en ningún momento he hablado mal del proveedor si no de la experiencia vivida 🙂
    De todos modos también he de decirte que nunca supieron decirnos con certeza los motivos de las caídas. Pero en cuanto sacamos todo y lo llevamos al nuevo proveedor todo empezó a funcionar como la seda y sin caídas ¿por qué? Ya nunca lo sabremos 🙂

  11. Hola! Tras el debate en Twitter, me animo a dejarte mi impresión por aquí. 🙂

    Yo creo que estamos mezclando cosas, y eso no es del todo bueno, ya que un análisis parcial o sesgado puede ser peor que no hacerlo. Vaya por delante el hecho de que cada caso concreto debe ser analizado y esto no puede ser más que una regla general y, como tal, expuesta a excepciones.

    En primer lugar, lo que puedo deducir es que hubo un exceso de confianza. Y en un caso concreto —sin saber exactamente lo ocurrido— el sistema falló. Esto no quiere decir que la tecnología Cloud para hosting web sea mala, ni mucho menos. De hecho todo lo contrario, bien implementada, es posiblemente la mejor.

    La solución adoptada ahora —de un dedicado por proyecto— es altamente ineficiente. Por un lado, es posible que tengas mucho hardware rindiendo por debajo de sus posibilidades reales, lo que se traduce en un pérdida de euros. Es como comprar un trailer por si un día al año tengo que hacer una mudanza, o tener en plantilla 20 diseñadores porque un día al año tengo que hacer 20 felicitaciones navideñas. Ineficiente.

    Por otro lado, tampoco estás seguro y cubierto al 100% ya que una web montada con PHP/MySQL corriendo sobre Apache Web Server que por cualquier motivo —un pico de visitas simultáneas inesperadas, un commit de un desarrollador, un sistema de ficheros que se corrompe, etc…— sufra una saturación del WebServer hará que te quedes sin web durante horas o más, con la consecuente pérdida de ingresos.

    En resumen, para tener un sistema de alta disponibilidad no puedes, nunca, confiar todo a una sola máquina. Debe haber redundancia. Y esto no lo consigues con un sólo dedicado. Como el juego que os proponía en Twitter, si estuvieras conectado a un sistema que tuviera que responder, sin error, una petición http cada cierto tiempo para mantenerte con vida, lo apostarías todo a un solo dedicado? Yo no. Me aseguraría de que en caso de fallo, hubiera otra levantada lo antes posible, y esto no lo consigues con un sólo dedicado.

    Bien montado, el Cloud es mejor. Ahora, hay cada cosa por ahí que… 😉

    Muchas gracias. Un placer charlar con vosotros.

    P.S.: El SEO de esta entrada va de gratis. 😉

  12. Hola Javier,

    dejando a un lado el aspecto humano y el trato del proveedor en primer lugar comentarte que hasta en las “mejores familias” (como por ejemplo le ha ocurrido a Amazon Web Services un par de veces) los sistemas fallan.

    El problema en estos casos es que hay que sopesar cuánto cuesta el montar una infraestructura que sea tolerante a fallos VS el coste que supone el perder el servicio en determinados momentos si un fallo de cualquier tipo ocurre y deja de ser accesible. Si podéis asumirlo económicamente os aconsejaría mirar el servicio de Amazon Elastic Load Balancing, con el que podéis tener en dos zonas de disponibilidad simultáneas vuestro servicio, con lo que si cae una siempre está disponible la otra. Y para bases de datos Amazon RDS en modo Multi A-Z. Como os comento quizá puede subir un poco de precio, por tanto hay que evaluar si merece la pena o no.

    Dado mi perfil más técnico he echado de menos en este artículo un poco más de explicación en detalle sobre qué problemas se produjeron en los servidores, si pudieras dar algún detalle más sería interesante.

    Un saludo

  13. Daniel, ese es el problema, que nunca se nos dio una explicación técnica convincente. Muchas teorías con muchas propuestas de solución que nunca terminaban de arreglar el problema. No hablo de una caída puntual si no de paradas de servicio de bastante tiempo y diarias en TODOS los magentos.
    Al final se sacó una de las máquinas para probar en el nuevo proveedor montándolo en un dedicado y se terminaron las caídas.
    Una vez probado y testado se sacó todo lo demás y se terminaron las caídas para siempre.
    No puedo darte más detalles técnicos puesto que no soy de sistemas pero ni siquiera mi propio equipo técnico pudo encontrar el problema 🙂

  14. Hola Luis, gracias por el debate en Twitter y por tu comentario.
    Entiendo tu punto de vista. Yo no discuto si cloud es mejor o peor.
    Solo digo que en mi caso cada proyecto es de un cliente y por tanto cada cliente paga su servidor.
    Mi modelo de negocio no vive de vender hosting porque no soy una empresa de hosting. Pero necesitamos una seguridad en los servidores.
    Como nuestro tipo de cliente es de un cierto tamaño y como mínimo necesita un dedicado, a cada uno se le pone una máquina que paga él y que por lo tanto le da plena libertad para hacer con ella lo que quiera.
    Cuando un cliente determinado tiene que crecer se estudia dicho crecimiento con el proveedor y nosotros le facilitamos la gestión pero no ganamos dinero con ella ni somos los prestadores de servicio ni los que asumimos la responsabilidad 🙂
    Menos riesgo y mejor calidad de trabajo centrándonos en nuestro core, la estrategia, el desarrollo y la conversión 🙂

  15. La historia de nunca acabar… En el 90% de los ecommerce lo fundamental está desatendido. Y ahora, con la crisis, más. Poca gente tiene presente que internet no
    funciona por arte de magia.
    Los servidores son fundamentales, básicos y el corazón del sistema. La gente de sistemas no habla por hablar. En un ecommerce se junta, además, la bd (esa gran desconocida de la que podemos comentar otro día).
    En mi caso, tras una experiencia similar a la sufrida por vosotros, decidí buscar proveedores extranjeros para el hosting. Realmente me quede impresionado por su calidad y gran atención al cliente. El problema que anteriormente nos dejo 7 horas sin servicio fue detectado y corregido en 10 mins por el nuevo proveedor de hosting.
    En fin; sin ser un experto en sistemas, si me aseguro que los servidores, de mis proyectos, “vivan” en un entorno seguro,escalable,confiable y con creación de imágenes de servidor automáticas.
    Desde mi punto de vista servidores en cloud son más “elásticos” para estas cosas. Los servidores dedicados están bien para hacer temas muy específicas pero… hay que invertir mucho más en su mantenimiento y ¿ qué pasa si cae ese servidor dedicado? he visto caer maquinas “indestructibles” 😛

  16. Miguel, totalmente de acuerdo pero tus necesidades son diferentes que las mías.
    Vosotros sois una empresa con muchos proyectos propios. Entiendo la integración, el cloud y el ahorro de costes.
    En nuestro caso tenemos un proyecto para cada cliente y preferimos que el hosting lo asuma cada cliente aunque se lo facilitemos y gestionemos nosotros. Lo que un cliente necesite en servidores no debe influir a los demás.

  17. Estoy de acuerdo en esa separación por proyectos. También lo hacemos así. si el proyecto es totalmente diferente se contrata un nuevo servidor cloud y a trabajar

  18. Si un cliente necesita un cloud perfecto, pero soportar yo en @kuombo una estructura cloud para todos los clientes … Ni hablar del peluquín jeje

  19. Yo también entiendo tu punto de vista. Lo que defiendo es que cada proyecto tiene sus necesidades específicas. Pero el sistema que propones, un dedicado por proyecto, es altamente ineficiente y no exento de riesgos.

    Por ejemplo… El mismo dedicado para todos? Independientemente de visitas, carga, contenidos…? Empezáis por uno ‘pequeño’ y si hace falta más, hacéis una migración? Y si ese más es sólo durante Navidades, volvéis a bajarlo al pequeño?

    Yo creo que habéis tenido una mala experiencia y, como dice el refrán, gato escaldado del agua fría escapa. Pero, créeme que el Cloud es una auténtica pasada. Siempre y cuando esté bien montado 100000000 de veces más fiable que jugárselo todo a un solo dedicado.

    Un abrazo. Y Feliz 2013! B

  20. Interesantes comentarios. 🙂

    Lo primero es dejar claro que mucha gente esta llamado cloud a cosas que nada tienen que ver con el cloud computing, como simples virtuales o incluso SaS (software as service).
    Si hablamos de cloud hay que pensar en los grandes del mercado empezando por amazon web service http://aws.amazon.com/es/ .

    La decisión de donde instalar un proyecto puede llegar a decidir la vida de ese proyecto si no se eligue adecuadamente. A veces merece la pena meterse en un simple vps de 20EUR/mes para testear el proyecto y otras merece la pena estudiar toda la estructura de hosting antes de empezar incluso a programar para que luego el crecimiento del proyecto no se vea afectado por decisiones inadecuadas.

    Prefiero contaros algunos casos en los que estar en la nube (AWS) ha sido todo un acierto.
    Hace unas semanas uno de los proyectos en los que participo, embutishop, salio en portada de un periódico de tirada nacional y pasamos a multiplicar las visitas por 6. A nosotros nos cogió completamente desprevenidos por lo que el servidor, que no estaba preparado para esa avalancha repentina, se colapsó. Por suerte al estar en amazon mejorar la capacidad de ese servidor y volver a levantarlo con una capacidad 10 veces mayor fue sólo cuestión de 3 minutos y el coste no superó los 6 euros.
    Otro proyecto de un cliente tiene muchas visitas diarias, con un uso intensivo de base de datos y picos puntuales de visitas muy elevados, además tiene el handicap de que hace streaming de audio. Cuando llegó a mis manos estaba en un servidor de un proveedor frances bastante conocido y tenía bastantes problemas de rendimiento. Ahora está en amazon aprovechándose de todas las funcionalidades que nos proporciona.
    Utilizamos:
    – Elastic load balancing para tener una mayor disponibilidad y estar preparados ante picos de visitas
    – RDS para tener una base de datos escalable, de alta disponibilidad
    – Varios volúmenes EBS (algo así como discos duros) con diferentes sistemas de ficheros optimizados para lo que se va a almacenar (no es lo mismo muchísimos pequeños ficheros que se van a estar leyendo continuamente que grandes ficheros que necesitan velocidad de escritura)
    – Amazon Cloudfront como CDN de contenidos estáticos, principalmente imágenes
    – Amazon Cloudfront como CDN para servir por streaming música almacenada en Amazon S3, el servicio de almacenamiento de contenidos estáticos.

    El resultado es una web mucho más optimizada con un aumento en la velocidad considerable, aunque el coste es un poco superior a lo que se venía pagando hasta ese momento.

    Otra ventaja es usar los servidores sólo cuando los necesites, por ejemplo yo tengo varios servidores apagados con software que utilizo de vez en cuando como uno para dar webinars y que sólo enciendo en el momento de su uso con lo que reduzco los costes al mínimo.

    Has tenido una mala experiencia con un hosting en la nube pero eso no significa que todos los hosting en la nube sean malos. Como bien has dicho con un poco de planificación todo hubiera ido mejor.

    Saludos y feliz 2013

  21. Muchas gracias Manuel por compartir tu experiencia y punto de vista tan técnico. Feliz año 🙂

  22. Hola Javier,

    Tremendo lo que has contado, soy SysAdmin y me he criado profesionalmente en CPD (Centros de Procesos de Datos o Data Centers).
    Me huelo por donde fueron los tiros, alguien te prometíó que tenía hosting mejor y más barato… a partir de ahí todo lo que has contado.

    “Me prometió un Sistema de Cloud Global […]” mencionas en tu post, ¿qué es global cuando hablamos de Cloud? Lo del Cloud es complejo, dudo que pueda implementar un sistema de Cloud en unos días, y más en esas fechas… lo dudo. Una cosa es usar un Cloud Público, otra cosa es tener tu propia sistema de Cloud para virtualizar y consumir en modelo pago por uso. Lo primero es factible en poco tiempo, lo segundo es tremendamente complejo.

    Veo que tenéis un perfil de empresa más de marketing y comunicaciones, desconozco si tenéis técnicos de Sistemas, en caso afirmativo me sorprende que ante el plan de migración no haya previsto un plan “B”, se conoce técnicamente como “roll-over” (marcha atrás, revertir el proceso). Tampoco fue acertado migrar en Navidad (no me parece un error del proveedor), siempre se busca evitar momentos de poco tráfico, por eso las migraciones suelen ser (en empresas conscientes de ello) por la madrugada.

    ¿Un acuerdo para la migración? Supongo que sería acuerdo económico, te pago tanto y me migras todo lo que tengo; el proveedor lo puede tener todo previsto, pero estas operaciones -creo que- hay que supervisarlas cuando se externalizan y mejor si se ejecutan SIN prisas y se hace un check-list post-migración para comprobar que está todo bien: se simulan ciclos de usuario, se comprueba la integridad de la base de datos, etc, etc..

    Tengo curiosidad por que caían todas las máquinas al mismo tiempo ¿no serían problemas de conectividad? Si me ocurren 3 empresas de hosting locales, en Valencia (zona de Paterna) que acusan de dichos problemas con regularirad, por definición de la infraestructura.

    Y por último, técnicamente tampoco me encaja que te haya metido en Cloud pero sigas teniendo poco aislamiento, te debió aconsejar para cada proyecto de tus clientes usar un entorno aislado virtualmente, eso evita los problemas que te pasaron; por desgracia (o costes) se suele contratar un servidor con gran capacidad y todos los proyectos dentro metidos. Es más barato claro… inicialmente.

    Por desgracia estoy viendo que hay bastante dudas conceptuales entre profesionales de desarrollo de proyectos web, sobre qué es un sistema de Cloud, un proveedor de Infraestructura, qué es el alta disponibilidad (HA), SLA, etc… si se fueron los clientes sin pedirte responsabilidades ya puedes darte por satisfecho, por menos he visto a empresas querer denunciar a sus proveedores.

    Se le da poca o nada de importancia a la parte de Sistemas, pero después se le pied al Cliente del E-Commerce que se gaste una fortuna en marketing. Cuentas veces he oído, es que mi cliente no va a pagar más de 10€/Mes de hosting, me va a rechazar el proyecto… mmm… pues hay que convencerle de que esa parte es tan vital como los colores de su web, o la foto de la chica con sonrisa Profident de los sliders del home principal.

    Hay una cosa que me ha gustado mucho, has aprendido positivamente del error y te has disculpado públicamente.

    ¡Feliz Año!

    Un saludo.

  23. Hola Paco.
    Gracias por tu respuesta y por tu interés.
    Te comento. La propuesta era un mejor hosting, más escalable, más seguro, más potente pero más caro.
    En estos temas no escatimo en precio, es más, ahora todavía pagamos más en la nueva estructura pero no me importa si todo funciona.
    Efectivamente no somos de sistemas si no de marketing, diseño y programación. La parte de sistemas no es nuestro core y lo tenemos externalizado, por eso confiábamos en el proveedor, tanto para la nueva estrategia de estructura como para la migración, el plan B y el plan que hiciera falta.
    ¿Qué haces cuando algo que no es tu core y que no dominas lo tienes externalizado? Pues eso, confiar y aprender. No me volverá a pasar 🙂
    Lo de cloud global me refiero a una estructura de cloud solo para nosotros, nuestros propios servidores en cloud para poder gestionar los picos de tráfico y necesidades de cada cliente.
    Muy bonito en la teoría pero que ahora me da pánico.
    Respecto a lo de disculparse, es lo menos que puedo hacer 🙁 al fin y al cabo siempre he dicho que la responsabilidad no se delega y yo era el máximo responsable en la empresa, en la decisión y por lo tanto en el resultado.
    Por cierto, a ver si contactamos en privado y hablamos del tema 🙂

  24. Es cierto Javier, a mi el primer año me pasó lo mismo con mi asesoría; dejé todo en sus manos y me llevaron todo fatal, hasta el punto que cambiar ese proveedor ha sido una de las mejores decisiones que hemos hecho.

    Al final el éxito de nuestros proyectos también va a ser que estemos rodeados de buenos proveedores, buenos profesionales… En fin, todos estos casos, al final son los que dan experiencia y te dejan en una situación de mayor fortaleza.

    Por supuesto, cuando tu quieras podemos contactar en privado, de hecho tenemos contactos en común 🙂 Te buscaré por alguna red social para poder pasarte mis datos. Gracias.

    ¡Feliz Año!

  25. Efectivamente, cualquier proveedor es vital para el buen funcionamiento de cualquier empresa 🙂
    Por cierto, ya te contacté por twitter 🙂

  26. Pingback: Reflexión sobre 2012 y propósitos para 2013 | Javier Echaleku | CEO de Kuombo | Pasión ecommerce

  27. Pingback: Hosting en eCommerce: 24/7/365 o muerte | Consultor ecommerce | Experto ecommerce | Prestashop

  28. Pingback: Salvar la empresa convirtiéndola en un estilo de vida Javier Echaleku – Pasión ecommerce – Kuombo.com

  29. Pingback: Elegir un buen proveedor de hosting para tu proyecto online

  30. Muy buen artículo! Sin duda alguna, hay que ser muy selectivo a la hora de escoger un hosting ya que no todo vale y a veces lo más barato nos puede llegar a salir muy caro si nuestra empresa se basa exclusivamente en ese hosting. Con servicios como CloudFare o el cloud computing, este desastre no hubiera pasado.

Deja tu comentario